Saltar al contenido

Oración a San Miguel Arcángel para Abrir Caminos

oracion al arcangel miguel para abrir los caminos

La oración a San Miguel Arcángel para abrir caminos es ideal para aquellos momentos en los que notamos estancamiento en nuestras vidas.

Las siguientes oraciones para abrir caminos resultan poderosas aliadas cuando hemos atravesado dificultades y malos momentos.

Eso sí, siempre y cuando sean rezadas con poderosa devoción, fe y concentración.

Si tienes dudas de cómo orar correctamente visita nuestra página de inicio, en ella explicamos un increíble método de oración.

Oremos…

Padre celestial, Bienamado San Miguel Arcángel, corta con tu divina espada la enredadera de dificultades que me acecha.

Permite que pueda yo, con invencible determinación, salir avante de las pruebas que el Padre me ha enviado.

Divino Arcángel Miguel, abre mis caminos, irrumpe con tu poderosa luz y conviértete en mi guia inefable.

Condúceme hacia la victoria material, mental y espiritual.

Paz, Paz, Amén


San Miguel, !Oh el más ilustre de todos los arcángeles te imploro abrir mi mente y alma, hazme receptivo a las bendiciones de Dios, a la inteligencia divina y a la bienaventuranza.

Que tu guia inefable pueda yo abrirme paso ante la adversidad puesta en mi camino.

Que con coraje, voluntad y determinación salga victorioso de toda prueba que la vida me depare.

Paz, Paz, Amén.


¡Oh glorioso San Miguel Arcángel! ¡Te pido que con tu esplendor divino abras mis caminos!

Ilumina mi oscuridad con tu Ser omnipresente, abre mi ojo divino para que pueda verme hecho a imagen y semejanza del Padre.

Que pueda yo recordar que soy hijo de Dios y que en mi se encuentra la sabiduría del cosmos para hacer frente a los problemas de la vida.

Paz, Paz, Amén


Padre Celestial, Dios Todopoderoso, Permite que en el mar de mis dificultades encuentre el tesoro de la comunión divina.

Que pueda yo forjarme en el fuego de la adversidad y que por tu gracia me convierta en el acero de la virtud.

Que con las cualidades obtenidas de ti mi voluntad se haga tan fuerte que evapore todos los obstáculos que me apartan de la bienaventuranza.

Paz, Paz, Amén.